El Papa recuerda que en la liturgia, Dios Amor guía y actúa en el hoy de la Iglesia



Con la cercanía espiritual de Benedicto XVI, junto con sus cordiales saludos y bendiciones, se inauguró ayer la 62 edición de la Semana Litúrgica nacional italiana. Al comienzo de los trabajos, dedicados al tema «Dios educa a su pueblo. La liturgia, manantial inextinguible de catequesis», se leyó el mensaje del Papa a los participantes en este encuentro, que se está celebrando en la ciudad de Trieste y que terminará el próximo viernes, 26 de agosto.

Inspirándose en la obra ‘Teología de la Liturgia’ de Joseph Ratzinger, esta semana se inscribe en la perspectiva de las Orientaciones pastorales de la Iglesia en Italia, para el decenio 2010-2020, tendidas a afrontar la actual emergencia educativa y se propone manifestar «inequívocamente la primacía de Dios (…) en primer lugar, Dios», y su absoluta prioridad en el papel educativo de la liturgia, recuerda el mensaje firmado por el Cardenal Secretario de Estado de Su Santidad.
Sigue leyendo

Capitulo 9º El ofertorio Parte 3ª Las materias sacrificiales y su colocación


En todas las liturgias se conoce la tendencia a convertir en ceremonia lo que en sí es simple acción exterior necesaria para el desarrollo del rito. En las liturgias orientales esa tendencia ha convertido el simple traslado de las materias sacrificiales en solemne procesión llamada Entrada Mayor. En la liturgia romana esa tendencia se manifiesta en el acto de depositar las materias sacrificiales encima del altar.

A veces, incluso la misma elaboración del pan se ha convertido en ceremonia. Los sirios occidentales tienen un rito especial compuesto de dos partes para la preparación de la masa y la cocción, acciones acompañadas de salmos. Los abisinios ponen junto al templo una dependencia llamada “bet-lejem” (casa del pan-Betlehem) donde trasladan al principio de la misa las ofrendas del altar. Desde luego en todas las liturgias orientales esta vedado a las mujeres cocer el pan y ni siquiera son admitidos para este trabajo los seglares. Sigue leyendo