TIEMPO DE CUARESMA. MIERCOLES DE CENIZA. Misal Romano

En la misa de este día se bendice y se impone la ceniza hecha de ramas de olivo o de otros árboles, bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior.

RITOS INICIALES Y LITURGIA DE LA PALABRA

               ANTIFONA DE ENTRADA                     Sab 11, 24-25.27

Señor, tú tienes misericordia de todos

y nunca odias a tus creaturas;

borras los pecados de los hombres que se arrepienten

y los perdonas,

porque tú, Señor, eres nuestro Dios.

(Se omite el acto penitencial, que es sustituido por el rito de la imposición de la ceniza.)

               ORACION COLECTA

Que el día de ayuno

con el que iniciamos, Señor, esta Cuaresma,

sea el principio de una verdadera conversión a ti,

y que nuestros actos de penitencia

nos ayuden a vencer el espíritu del mal.

Por nuestro Señor Jesucristo.

BENDICION DE LA CENIZA

Después de la homilía, el sacerdote, de pie y con las manos juntas, dice:

Hermanos, pidamos humildemente a Dios Padre

que bendiga con su gracia esta ceniza

que, en señal de penitencia,

vamos a imponer sobre nuestras cabezas.

Y después de un breve momento de oración en silencio, prosigue:

ORACION

Señor Dios, que te apiadas de quienes se humillan

y concedes tu paz a los que se arrepienten,

escucha con boñdad nuestras súplicas

y derrama la gracia + de tu bendición

sobre estos siervos tuyos que van a recibir la ceniza,

para que, fieles a las prácticas cuaresmales

puedan llegar, con un alma purificada,

a celebrar la Pascua de tu Hijo,

que vive y reina por los siglos de los siglos.

R.    Amén.

O  bien:

T úque no quieres la muerte del pecador,

sino su arrepentimiento,

escucha, Señor, con bondad nuestras súplicas

y bendice + esta ceniza

que vamos a imponer sobre nuestra cabeza

en reconocimiento de que somos polvo

y al polvo hemos de volver,

a fin de que el ejercicio de la penitencia cuaresmal

nos obtenga el perdón de los pecados

y una vida nueva a imagen de tu Hijo resucitado.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

R.    Amén.

Y rocía la ceniza con agua bendita, sin decir nada.

IMPOSICIÓN DE LA CENIZA

En seguida, el sacerdote impone la ceniza a todos los presentes que se acercan a él, y dice a cada uno:

Arrepiéntete y cree en el Evangelio.

Mc 1, 15

O   bien:

Acuérdate de que eres polvo     Cfr Gén 3, 19

y al polvo has de volver

Mientras tanto, se entona un canto apropiado.

ANTíFONA    Cfr Joel 2, 13

Renovemos nuestra vida

con un espíritu de humildad y penitencia;

ayunemos y lloremos delante del Señor,

porque la misericordia de nuestro Dios

está siempre dispuesta a perdonar nuestros pecados.

OTRA ANTíFONA    Joel 2, 17; Est 13, 17

Entre el atrio y el altar lloren los sacerdotes,

ministros del Señor, y digan:

Perdona, Señor, perdona a tu pueblo,

y no cierres la boca de aquellos que te alaban.

OTRA ANTíFONA    Sal 50, 3

Borra, Señor, mis pecados.

Esta antífona puede repetirse después de cada verso del Salmo 50, Por tu inmensa com­pasión y misericordia.

RESPONSORIO    Cfr Bar 3, 2

Renovémonos y reparemos los males

que por ignorancia hemos cometido;

no sea que, sorprendidos por el día de la muerte,

busquemos, sin poder encontrarlo,

el tiempo de hacer penitencia.

*Escúchanos, Señor,

y ten piedad, porque hemos pecado contra ti.

V.  Sal 78, 9

Ven en nuestra ayuda, Dios salvador nuestro;

por el honor de tu nombre, líbranos, Señor.

*Escúchanos,Señor,

y ten piedad, porque hemos pecado contra ti.

Terminada la imposición de la ceniza, el sacerdote se lava las manos. La ceremonia termina con la oración universal o de los fieles.

No se dice Credo.

LITURGIA EUCARÍSTICA

                     ORACION SOBRE LAS OFRENDAS

A cepta, Señor, este sacrificio

con el que iniciamos solemnemente la Cuaresma,

y concédenos que por medio

de las obras de caridad y penitencia,

venzamos nuestros vicios

y, libres de pecado,

podamos unirnos mejor a la pasión de tu Hijo,

que vive y reina por los siglos de los siglos.

Prefacio de Cuaresma III o IV, PP. 306-307.

               ANTÍFONA DE LA COMUNION    Sal 1, 2-3

El que medita la ley del Señor día y noche,

dará fruto a su tiempo.

               ORACION DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Que esta comunión abra, Señor,

nuestro corazón a la justicia y a la caridad,

para que observemos el único ayuno que tú quieres

y que conduce a nuestra salvación.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

La bendición e imposición de la ceniza pueden hacerse también sin misa. En este caso, conviene celebrar antes la liturgia de la Palabra, usando el canto de entrada, la oración colecta y las lecturas con sus cánticos, como en la misa. Enseguida se tienen la homilía y la bendición e imposición de la ceniza. La ceremonia se termina con la oración uni­versal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s