LA   MÚSICA  SAGRADA Y  EL  PROCESO  DE DESACRALIZACIÓN I

                                                        Alfredo

  ALFREDO  SÁENZ  S. J.

Y a   no  es   un   secreto  par a   nadie   que  vivimos   en   una   época   de crisis. Desde    el   Santo    Padre   hasta    los   modernos    “paganos ”   como Evola  o  Guénon ,  todos  coinciden  en  que  nuestro  tiempo  es  verdaderamente crítico .  Crisis en  las  ideas,  crisis  en  la  política ,  crisis  en  la  moral , crisis  en  la  economía ,  etc.,  etc.

Es   mi  intención   describir  en  el   presente  ensayo   la   incidencia   de esta   crisis   generalizad a   en   el   terreno   de   la   música ,   más   específicamente ,  de  la  música sacra,  es  decir ,  de  la  música  que  la  Iglesia  reserva normalmente  para  el  culto  litúrgico ,  así como  la  verdadera  naturaleza  de la  música sagrada y  los remedios  par a revertir  la  actual  situación .

 

  1. ÁMBITO  Y  VARIANTES  DE  LA  DESACRALIZACIÓN

La   moderna   corriente   secularista   va   invadiendo   todo   el   campo de  lo   sagrado.   Se   intenta   un   sacerdocio   horizontalizado,  una   exégesis  racionalista ,   una  catequesis   desacralizada.   Este   proceso   llega   también  al  arte  sacro  y,  de  modo especial ,  a  la  música  sagrada .

  1. Desacralización  de  la  melodía

La   música   litúrgica   no   es   sino   un  intento   lírico   de   aproximación al  mundo   de  lo  sacro.  Pues  bien ,   la   nueva  música ,   que ,   aquí   y  allí , se  va  introduciendo ,  parece  movida  por  un   impulso  centrífugo  en  relación  con  lo  sacro. Más  que  a  balbucir  la  inefabilidad  del  misterio  tiende a  expresar  al  hombre  de  hoy ,  a  ese  hombre  conflictuado ,  desgarrado , hombre  del  ruido  y  no  de  la  palabra .  El  mundo  de  lo  sagrado  parece exigir   una   música   soberana ,   por   encima   en   cierto   modo   del   “ritmo’ , que  es   algo  humano ,   demasiado  humano .   Ahora   bien,   la   música   actual   es  cada  vez  más  rítmica,   machaconamente   rítmica .  Y   a   pesar   de ello   se   advierte   un   movimiento   tendiente   a   reducir   siempre   más   el hiato  que  separa  la  música  sagrada   de  la  música  profana ,  desdibujándose   progresivamente   las   fronteras   que   separan    a    ambos   tipos   de música.

Sin  duda  que  los  tiempos  han  cambiado .  Ahora   la   música  auténticamente  religiosa ,   hecha   para   el   recinto  sagrado ,  se  ejecuta  en   “salas  de  concierto” ,  con  gran   éxito  de  boletería ,   mientras  que   la   música profana ,  propia  de  la  vida  mundana  y  de  las  salas  de  concierto ,  se  va introduciendo  e n  el   interior   del   templo .   Decir   “salas   de  concierto ”  e s un  eufemismo . .  .   porque  en  ocasiones  se  trata  de  músicas  propia s  de salones  danzantes ,  o  de  melodías  del   Far  West .   Cristóbal   Halffer ,  uno de   los   más  significativo s  exponente s  de   la   joven   generación   “serial ” española ,  profesor  e n  e l  conservatorio  de  Madrid ,  recientemente  se  lamentaba   de   que   el   gregoriano   s e   ejecutase   e n   conciertos ,   no   como algo  vivo  sin o  como  una  pieza  de  museo ,  y  se  lo  sustituyes e  “por  unas cancioncitas  estúpida s   hechas  según   el   patrón   rítmico-melódico-armónico  de  las  canciones  de  las  películas  del  Oeste  en  boga  en  los  años  cuarenta “[1].

Hay  quienes   no  sienten   la   menor   repugnancia  de  entonar   en   los templos  las  misma s  canciones  que  oyen  en   la  radio  o  en   la  televisión . Así ,  el  popular  “T e  do y  gracias,  Señor” ,  que  se  canta  en  las  radios ,  y a  cuyo  ritmo  muchachos  y  chicas  baila n  en  la  TV ,  se  entona  sin  reparo  en  alguna s   iglesias.  A  veces  se  escogen   músicas  profana s  bailables y   se   las   pretende  “bautizar ”  con   una   letra  “piadosa” .   He   escuchado, por  ejemplo ,  la  música  de  “Mam y  blue ”  con  esta   letra:  “O h  Padre ,   he vuelto ,   y o   sin   ti   no   sé   vivir” .   Con   motivo   de   esto   decía   no   hace mucho   Mons.   Doménico    Bartolucci ,   sucesor    de   Perosi   en   la    dirección   del   coro   de   la   Capilla   Sixtina :   “Se  cree   que   hoy   día   también en  la  Iglesia  haya  necesidad  de  aquella  horrible  seudo  música  que  nos aturde  continuamente  en  la  radio ,  en  la  televisión ,  en  los  cines,  en  los bares ,  en  las  calles,  en  las  plazas “[2].  Y  más  recientemente  Julián  Marías  fustigaba  “la   música  ratonil   que  demasiado  a  menudo   se  oye  en las  iglesias “[3].

Música ,  pues ,  de  todo  tipo :  música  ligera ,  música  scout[4],  música bailable[5],  música  sensual.  Todo  meno s  música  verdaderamente  sacra.

Continuará…

Fuente: Revista Mikael, Seminario de Paraná, Año 3, N° 9, 1975

[1] Citado  en  “Psallite”,  86,  1973,  pp.  27-28.

[2] Citado   en   el   diario   “Lo s   Principios”,   Córdoba,   10   de   noviembre   de 1970.

[3] Cf.  el  diario  “L a  Nación” ,  28  de  junio  de  1972

[4] Nos  referimos  a  aquel  tipo  de  música  que  cantan  los  scouts  cuando  suben  la  montaña, perfectamente  apta  para  esa  circunstancia,  pero  que  no puede  ser  llevada  al   plano  del  misterio litúrgico.  Ej. :   la  melodía  de  la canción:  “Esta  es  la  luz  de  Cristo”.

[5] Se  hace,  por  ejemplo,  un   uso   indiscriminado  del  repertorio  de  nuestro folklore,  sin  advertir  que buena  parte  de  sus  ritmos  se  ordenan  al  baile, legítimo  en  su  nivel,  pero  inadecuado  para  la  iglesia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s