LA MÚSICA SAGRADA Y EL PROCESO DE DESACRALIZACIÓN II

 

descarga (6)

 2. Desacralización de  la  letra

La  grave  decadencia  que  se  va  advirtiendo  en  el  nivel  de  las  melodías  no  podía  dejar  de tener  correlativa   incidencia  en   los  textos  que las  acompañan ,  aunque ,  en  ocasiones,  el   influjo  decadente  provino  originariamente  de  la  mediocridad  de  las  letras,  sólo  compatibles  con  melodías  de  mal   gusto .   En   este   orden   debemos  distinguir   diversos   planos   de   degradación .

  1. Letras triviales

En  un  primer  nivel  de  decadencia  podemos  poner   los  cancioneros que   contiene n  texto s   intrascendentes ,   ligeros  y   chirles .   Con   la   ayuda de   algunos   jóvenes   universitarios   hemos   hecho   acopio   de   cantos   de ese   estilo . . .    habiendo   resultado   tan   elevado    su    número   que   nos vemos  obligados  a  seleccionar.

Leemos en uno de ellos:

” ¡Oh qué bueno es vivir!

¡Oh qué bueno es cantar!

¡Oh qué bueno es sentirnos hermanos y amar!

Todo sonríe cuando hay amor

todo renace cuando hay amor.

No más recelos ni sangre azul.

Tan solo hermanos y a plena luz”.

Evidentemente su autor no parece gozar de estro poético. Como

tampoco el que redactó esta otra canción:

“Alegría, alegría,

alegría y buen humor,

que sí, que no, si tú,

si tú quieres ser feliz

no le busques sombra al sol,

da y recibe con amor”.

Tales textos trasuntan ligereza y superficialidad. Precisamente en una época que parece signada por lo trágico, resulta aún más decepcionante oir de boca de nuestros fieles:

“Qué importa la raza,

qué importa el color,

si somos hermanos

que viva el amor…

Cuando pienso que la vida

nos dura muy poco, que pronto se va,

no comprendo cómo hay tanta gente

que vive peleando en vez de cantar.

Cuando veo una pareja

que va de la mano hablando de amor,

pienso que tal vez un día

todos cantarán también mi canción”.

Se dirá que son cantos para jóvenes. Pero eso es tener un concepto demasiado bajo de nuestra juventud, como si no fuera capaz de elevarse por sobre tanta superficialidad.

En el cancionero de una parroquia de Buenos Aires encuentro un canto llamado

“Abuelitos”, cuyo estribillo reza así:

“¡Abuelitos, abuelitos!

qué contentos los veo pensar

que ahora tienen nuevos nietos,

nietos que los quieren de verdad”

Francamente no alcanzamos a percibir la relación que pueda existir entre este “elogio a los abuelos” y la Sagrada Liturgia. En una palabra, la celebración litúrgica está acabando por convertirse en una especie de “marco-excusa” para cantar cualquier cosa, no evitando incluso las expresiones vulgares y las imágenes poco serias, como las que se encuentran, por ejemplo, en este canto llamado “El Trampolín”:

“Este es el trampolín, que te arroja en el manantial,

Este es el trampolín para el salto mortal.

Picando en él jamás, la crisma te romperás,

trampolín especial, que te hunde en la vida.

Desde cualquier lugar, todo el mundo puede saltar,

desde cualquier lugar, es posible picar hasta Dios.

Y Dios mismo ha de abarajar, al que pegue el salto

mortal, feliz despertará en la dicha final”.

No se sabe qué admirar más: si la vacuidad de la letra, o la

falta absoluta de inspiración, o la vulgaridad en las expresiones. Se

llega incluso a perder todo respeto, como en este canto donde Dios

es llamado “el viejo”:

“Algunos dicen que “el viejo” ya se murió;

que algún Sputnik lo liquidó.

Cuidado con esos muertos que vos matáis,

pueden gozar de muy buena salud”

Damos fe que estos textos —como todos los que más adelante citaremos— los hemos encontrado en distintos cancioneros u hojas que se usan en parroquias o colegios católicos. Las letras hasta acá incluidas son más bien aptas para provocar hilaridad, si desde ya el celo de la casa de Dios no suscitara nuestra indignación. Sin embargo, los cantos de letra trivial constituyen el grado inferior de la corrupción desacralizadora.

Continuará…

Fuente: Revista Mikael, Seminario de Paraná, Año 3, N° 9, 1975

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s